Cómo tomar buenas decisiones en cuatro simples pasos


Si el miedo a decidir te bloquea te propongo una guía en cuatro pasos que te ayudará a salir de tu duda.

¿Cómo decidir?

Tomar decisiones requiere tener coraje, competencia, temperamento y capacidad de gestionar los efectos emotivos que tienen la consecuencia de las acciones. En este artículo te hablo de los tipos de decisiones que hay, las causas del bloqueo en la toma de decisiones y te explico en una guía práctica los cuatro pasos que pueden ayudarte a la toma de decisiones.

¿Cómo se manifiesta el miedo a tomar decisiones?

Durante el día tomamos miles de decisiones, estamos condenados a tomarlas, algunas las tomamos más conscientemente que otras: elegir la ropa que nos vamos a poner o la série que vamos a ver pueden generar más o menos dudas, pero en algunas ocasiones el miedo a tomar decisiones importantes nos sumerge en dilemas complejos que ponen en jaque nuestra capacidad de gestionar nuestras propias percepciones y emociones básicas.


Tipos de decisiones

Podemos encontrar diferentes tipos de decisiones, cada tipo requiere una estratégia de afrontamiento a poner en marcha.

01

Decisiones cruciales

Cuando una vez tomada una decisión no habrá vuelta atrás. Se trata de decisiones críticas porque marcan un antes y un después cuando se ha tomado una elección. Elegir una carrera, un puesto de trabajo o un lugar dónde vivir son decisiones cruciales en la vida de una persona.

02

Decisiones difíciles

La elección tiene un coste emocional que hay que aceptar. La decisión tiene efectos que tendrán consecuencias a asumir. Gestionar la emoción de tristeza o rabia va implícita en esta toma de decisiones. Tener que tomar una decisión difícil pondrá a prueba nuestra resiliencia.

03

Decisiones instintivas

Se trata de decisiones guiadas por la emoción, por ejemplo dejar a una pareja. En este tipo de decisiones intentar controlar con la razón la toma de decisiones nos puede complicar mucho la vida,ya que la vida no está hecha para ser pensada, sino para ser vivida.

04

Decisiones extremas

Se trata de decisiones que hay que tomar en situaciones límite, para asumirlas hace falta determinación, rapidez y coraje. Los profesionales de la salud durante la pandemia debieron tomar decisiones extremas ante el dilema de decidir a quién podían salvar.

05

Decisiones inevitables

Las circunstancias nos empujan a tomar una decisión. Se trata de decisiones que tienen repercusiones emocionales y requieren resiliencia para ser elaboradas.

06

Decisiones complejas


La situación o el problema propone diferentes variables que nos plantean diferentes escenarios sobre los cuales se nos plantea una ilusión de control que genera muchas dudas. Intentar controlar la incertidumbre nos plantea la incapacidad de tomar una elección.

¿Por qué nos cuesta decidir?

Estamos condenados a ser libres y eso nos empuja a tener que elegir. En la elección debemos desestimar una o varias opciones de las que se nos plantean, así que en ocasiones nos sentimos bloqueados por el miedo que sentimos al elegir. ¿Por qué nos cuesta tomar decisiones? El miedo a decidir tiene diferentes formas: 


01

Por temor a equivocarnos


La vida nos obliga continuamente a elegir, pero en ocasiones el miedo se apodera de nosotros, bloqueando la acción a través de las siguientes formas: 

  • miedo a equivocarnos
  • temor a no estar a la altura
  • miedo a exponerse al juicio de los demás
  • pánico a perder el control 
  • temor a la impopularidad. 


02

Por sobrepensar: el bloqueo de la acción o la parálisis por análisis.


Cuando no podemos tomar una decisión ponemos en marcha una serie de soluciones que en ocasiones lejos de ayudarnos a resolver, generan el problema, lo empeoran, o en ocasiones crean nuevos problemas, éstas son: 

  • Evitar elegir, 
  • delegar, 
  • involucrar a los demás en la toma de decisiones, 
  • pedir ayuda, 
  • posponer o procrastinar, 
  • dudar, 
  • defenderse de antemano ante los posibles riesgos, 
  • ser víctima de las propias expectativas, 
  • infravalorar o sobreravalorar las situaciones y a las personas,
  •  confiar en el pensamiento para resolver problemas emocionales o afectivos. 

Todo esto viene acompañado de ansiedad, angustia y en ocasiones ataques de pánico y desordenes somatoformes.



Elegir de manera acertada

Seguramente plantearse una elección con la intención que sea la adecuada, no es la mejor manera de motivar una acción. Cada acción supone un riesgo incluso no hacer nada y no decidir implica poder equivocarse.

Decidir pese al miedo

Evita dejar de decidir por miedo, decide pese al miedo.

La libertad es una condena, siempre que elegimos algo, renunciamos a alguna otra cosa, de hecho, la determinación de no decidir también implica tomar una decisión, entonces, estamos poniendo en manos de otras personas, del destino o del azar el resultado de nuestra incapacidad para elegir. Por lo tanto, tan solo eres libre cuando eres responsable de tus decisiones.

 

La sensación de base que actúa impidiéndonos resolver es el miedo, una emoción tan antigua como necesaria, ya que nos protege impidiendo que nos expongamos a peligros innecesarios, pero como decía Shakespeare, » el loco es aquel que intenta expulsar su propia sombra y se pierde en ella » si evitamos enfrentarnos al miedo, éste nos bloquea haciendo aumentar la sensación de incapacidad que provoca.



Cómo tomar decisiones en 4 simples pasos

Plantea todas las posibles opciones

Piensa detenidamente la mayor cantidad de opciones que se presentan en la elección.

Analiza las peores consecuencias de cada una de ellas:

Imagina el escenario que plantea cada una de las opciones que se plantean en tu decisión.

Reflexiona sobre las peores consecuencias:

En esos diferentes escenarios, piensa cuál sería la peor de las consecuencias y cuál de ellas podrías asumir, soportar y gestionar mejor.

Corre un pequeño riesgo que te acerque a esa opción:

Si pese a ésto todavía no estás listo para tomar una decisión, corre el más pequeño riesgo que te pudiera acercar al escenario menos hostil de los que has imaginado.



Si pese a ésta guía te cuesta tomar decisiones, puedes pedir ayuda.La Terapia Breve Estratégica te ofrece una solución a tu medida, efectiva y eficiente cuando tomar decisiones se hace difícil.

¿Te cuesta tomar decisiones?…

… ¿Crees que no sueles tomar decisiones acertadas?, ¿El miedo a decidir te bloquea?.

Te ayudo a tomar decisiones aprendiendo a gestionar el miedo, las emociones y las consecuencias que generan. 

Acerca de mi

Soy Maribel de Maya, y mi vocación es ayudar y acompañar a personas, organizaciones o grupos a generar o recuperar y mantener el bienestar con el modelo de la Terapia Breve Estratégica.


Política de privacidad© Copyright 2022

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a nuestra página. Más información