¿Cómo discuten las parejas inteligentes?

¿Cómo discuten las parejas inteligentes?

Si quieres tener una comunicación fluida con tu pareja, te sugiero que primero te plantees qué podrías pensar o dejar de pensar, qué podrías hacer o dejar de hacer, para discutir más y peor con tu pareja.

Lejos de proponerte un decálogo de consejos del uso y disfrute de la comunicación en pareja, es importante que identifiques cuál sería, en tu caso, un guion de comunicación nefasto con tu pareja, y para esto te propongo ocho ingredientes que por si solos pueden llevar a la ruina vuestras relaciones. ¿Podrías añadir alguno más?

1.- Puntualiza: Explica cada cosa que pasa o lo que piensas que debería ser de manera analítica. Analiza y discute continuamente todo desde el punto de vista racional. Habla de manera fría de como deberían ser las cosas o demuestra a tu pareja de tiene razón en lo que hace o lo que piensa, anulando toda emoción o expresión de deseo.


“Con las mejores intenciones, se consiguen los peores resultados. O. Wilde

— MM


2.-Recrimina: Echa la culpa de todo lo que sucede al otro.

3.- Echa en cara: Genera victimismo en tu pareja construyendo en ti una imagen de verdugo generando una situación de complementariedad, un guión comunicativo en dónde el conflicto está servido.


“No son los tiranos los que crean a los oprimidos, sino al revés. H. Maturana.

— MM


4.- Sermonea: Predica moralinas de cómo deberían ser o hacerse las cosas. Dentro de un buen sermón podemos encontrar el echar en cara y la puntualización, se trata de un ingrediente que podría ser la quintaesencia de la discusión en pareja.

5.- ¡Te lo dije!: En otras versiones: –No me quisiste hacer caso y ves… -Lo sabía...! Úsala siempre que quieras hacer sentir al otro estúpido e incapaz, culpable por no estar a la altura y en deuda contigo, en cuanto a su reacción… es posible que logres desatar una tormenta emocional en tu pareja y convertirte en el pararrayos de su ira incontrolada .

6.- Lo hago solo por ti: Sacrificarte por la relación y haz sentir al otro que es inferior y que necesita de tus generosos actos altruistas, además con ésto garantizas que tu pareja se sienta en deuda contigo. Es un precioso modo de situarte por encima del otro haciéndote la víctima: –Mira que me haces hacer!.


“La inteligencia no es no cometer errores, sino descubrir el modo de sacarles provecho. B.Brecht

— MM


7.-Deja, ya lo hago yo: Pese a que se pronuncie en el más dulce posible de los tonos, siempre logra descalificar las habilidades de la otra persona, enturbiando la más sincera de las buenas intenciones.

8.- Reprueba: Haga lo que haga la otra persona, sea cuál sea el esfuerzo que esto implique, haz que sepa que está bien, pero que no es suficiente, podría haberlo hecho mejor.

¿Te han recordado éstos apuntes alguna situación?,¿Coincides en reproducir alguno de éstos puntos?. Si pones en marcha estos ingredientes te aseguro encontrar en el otro las peores reacciones: frialdad y victimización en el mejor de los casos, defensa, culpa, rabia e ira si te empeñas.

Para mejorar en la comunicación, primero hay que pensar en cómo podríamos mantener o empeorar el problema de las discusiones en pareja, ya que antes de enderezar algo, debemos aprender antes todos los métodos para retorcerlo aún más.

Os propongo que leáis conjuntamente los ocho puntos, después debéis estar bien atentos durante el día cuando os comuniquéis, ya que cada vez que notéis que el otro está utilizando alguno de los ocho puntos anteriores, debéis hacer algo diferente: sorprenderle dando una muestra de cariño que haga sentir al otro que seguimos estando presentes de otro modo, generando una experiencia que haga que el otro pueda percibir la situación desde una emoción totalmente diferente. Vale hacer un guiño, una sonrisa, un abrazo, una caricia o un beso. Luego observad la reacción del otro y qué acaba generándose. Contadme como os va con ésto…

Dialogar de manera inteligente con nuestra pareja, con los demás o con nosotros mismos, pasa primero por identificar qué cosas nos empeoran, una vez las hayamos eliminado, se trata de por poner en práctica tácticas que nos ayuden a convertir los posibles desacuerdos en alianzas, ya que en la relación con las personas con las que estamos vinculados afectivamente, no hay nunca vencedores ni vencidos, sino que ambas partes ganan o pierden.

Si necesitáis ayuda con esto podéis contactar aquí.

Maribel de Maya.

Psicóloga General Sanitaria col. núm. 21.754.

Psicoterapeuta Oficial del Centro de Terapia Estratégica

CONTACTA

“Corrígeme si me equivoco” G. Nardone. Ed. Herder.

Photo by Toa Heftiba on Unsplash

Related Posts

No Comments

Leave a Comment

Your email address will not be published.