¿Qué son las fobias y cómo superarlas?

El miedo es la emoción básica más antigua y más importante, ya que nos protege de las amenazas del entorno, por lo tanto tener miedo es muy sano, pero se convierte en un problema cuando nos paraliza y nos bloquea impidiéndonos tener una vida funcional.

¿Qué son las fobias?

Etimológicamente la palabra fobia viene del griego y quiere decir pánico.

 

Una fobia es un miedo intenso, desproporcionado e irracional a un estímulo interno o externo que puede desembocar en un ataque de pánico.

 

El miedo es la emoción básica más antigua y más importante, ya que nos protege de las amenazas del entorno, por lo tanto tener miedo es muy sano, pero se convierte en un problema cuando nos paraliza y nos bloquea impidiéndonos tener una vida funcional.

Tipos de fobias

Podemos generar una reacción de miedo paralizante a cualquier cosa que nos pueda parecer una amenaza, activando la emoción del miedo y generando síntomas psico-fisiològicos varios.

Podríamos hacer una clasificación y diferenciar las fobias simples de la fobia generalizada:


Fobia simple o monofobia

La primera clase de trastornos fóbicos está representada por el miedo patológico centrado en una realidad concreta. Hay tantos miedos como ideas puedan surgir: fobia a la mirada, fobia a las olivas, fobia a las palabras largas, fobia a los agujeros… 

La fobia simple puede manifestarse ante una sola idea, situación o elemento o puede ser generalizada haciendo que la vida de una persona sea del todo disfuncional. La fobia social o la agorafobia, tienden a convertirse en fobias generalizadas, porque al relacionarse con situaciones de vida muy comunes la persona entra en la espiral de los intentos de solución a través de la evitación a la exposición y la solicitud de ayuda.

 

Tipos de fobias según el tipo de miedo desencadenante:

  • Miedo a animales o zoofobias: El miedo a las arañas, los escorpiones, las serpientes, las palomas, etc.
  • Miedo relacionado con los espacios: Los relativos a la altura (acrofobia), a los lugares cerrados (claustrofobia), a permanecer solos o alejarse de espacios seguros (agorafobia) y a estar en contacto con otras personas (fobia social).
  • Fobia de contaminación: Otra fobia muy común es la que tiene que ver con el contagio o la contaminación, el miedo a infectarse a través del contacto con jeringas, sangre, suciedad, sustancias contaminantes, etc. Esta fobia llevada al extremo deriva en un síndrome obsesivo compulsivo basado en rituales de limpieza, desinfección o en hipocondría fundamentada en la continua necesidad de controles médicos, cibercondría o patofobia.
  • El miedo a perder el control puede generar la fobia a hablar en público, a no estar a la altura o a no ser suficiente. También podemos enontrar la fobia de impulsión. Este miedo se asocia con frecuencia a la tendencia obsesiva a tenerlo todo bajo control. La tendencia a controlar todo puede desencadenar el síndrome de ataques de pánico
  • Miedo a las catástrofes: accidentes, terremotos, aluviones, muertes, pérdidas, desengaños amorosos, etc. Este tipo de fobia se basa en el temor a un incontrolable suceso futuro que cambie su realidad actual. 
Fobia generalizada

Una fobia generalizada es por lo general el efecto de algunas de las ya citadas fobias simples más importantes (agorafobia, miedo a perder el control, etc) sobre cuya base la persona genera los intentos disfuncionales que se han descrito para manejar el miedo. Y estos no harán más que incrementar su efecto hasta la constitución de una verdadera patología generalizada.

El miedo al miedo que desencadena al pánico es una imagen que constituye la mejor definición de una fobia generalizada

 

La fobia generalizada es un tipo de trastorno completamente difuso dentro del cual a menudo la persona por sí sola genera el miedo, ya que no necesita estímulos externos para sentir el miedo. La percepción de la realidad es una amenaza por sí misma.

El miedo se representa y se siente en cada situación. Entonces aparece el miedo a sentir miedo, es decir, el miedo a tener las reacciones psicofisiológicas usuales provocadas por el mismo miedo: taquicardia, vértigos, sensación de pérdida de control, sensación de despersonalización, etc.

 

La persona afectada por una fobia generalizada manifiesta en la mayoría de los casos dos tipos de miedo profundo: el de morir o el miedo a volverse loco y perder el control.

Fobias más comunes

A continuación te damos más información de cada una de ellas. Si crees que estás sufriendo alguno de estos trastornos fóbicos y que ello está interfiriendo en tu vida cotidiana, te aconsejamos que contactes con nosotros ya que existe tratamiento para las fobias y es más breve y efectivo de lo que te imaginas.

Amaxofobia: miedo a conducir.

Fobia de impulsión: es el miedo a seguir un impulso, perder el control y hacer daño a los demás o a uno mismo.

Patofobia y hipocondría: miedo a enfermar o a morir a causa de una enfermedad concreta.

Agorafobia: miedo a los espacios abiertos.

Claustrofobia: miedo a no poder salir de un espacio cerrado.

Aracnofobia: miedo a las arañas. 

Aviatofobia: miedo a volar.

Acrofobia: miedo a las alturas.

Belonefobia: fobia a las agujas.

Misofobia: miedo a los gérmenes

Talasofobia: fobia al mar.

Tripofobia: miedo a los agujeros.

Fobia social: miedo a trastorno de ansiedad social (TAS) se caracteriza por un miedo a todo contacto con otras personas por miedo a ser juzgado o a no estar a la altura.

Fobias raras

A continuación te damos más información de cada una de ellas. Si crees que estás sufriendo alguno de estos trastornos fóbicos y que ello está interfiriendo en tu vida cotidiana, te aconsejamos que contactes con nosotros ya que existe tratamiento para las fobias y es más breve y efectivo de lo que te imaginas.

Estas son algunas de ellas:

Fobia a las aceitunas.

Fobia al queso.

Fobia a las palabras largas.

Fobia a dormir

Fobia a la lluvia

Se construyen de la misma manera y generan los mismos síntomas. A su vez pueden ser tratadas de manera eficaz y efectiva con Terapia Breve Estratégica.

¿Quieres superar una fobia?

Algunas veces, por mucho que intentamos tratar de solucionar nuestro problema lo complicamos todavía más, es entonces cuando es conveniente pedir ayuda profesional.

¿Cuáles son las causas de las fobias?

La mayoría de personas que sufren de un miedo “irracional” intenso o fobia, no han sufrido ninguna experiencia traumática que explique el motivo o la causa del miedo, tampoco hay una explicación causal a nivel neurológico o bioquímico, el entorno tampoco acaba de explicar la causa del trastorno, así que, como solemos hacer en Terapia Breve Estratégica, buscamos cómo la persona ha intentado solucionarlo por sí misma hasta el momento. 

 

Las causas, entendidas como hipótesis del problema, no nos ayudan a solucionar el problema, ya que no tenemos acceso al pasado y a su vez no dejan de ser una explicación teórica de un posible desencadenante, así que centrarnos en qué hace que el problema se manifieste y lo que hacemos cuando éste aparece nos dará pistas de cómo se construye.

 

¿Y entonces, qué causa generalmente las fobias? Lo que las genera la mayoría de veces, es lo que intentamos hacer para no sentir miedo: evitar. Evitar situaciones que nos espantan, en un primer momento nos tranquiliza, pero genera a medio y largo plazo gran sensación de incapacidad y disfuncionalidad.

 

En general, todos intentamos encontrar ese equilibrio que nos hace sentir seguros y capaces de enfrentar la vida, pero en algunas ocasiones lo que hacemos para intentar salir del problema es lo que hace que esa dificultad se convierta en un problema.

 

Solicitar ayuda, socializar el problema hablando constantemente del mismo y evitar las situaciones que nos provocan el malestar tan solo generan ese círculo vicioso de dónde es imposible salir.

El valor no es más que un miedo superado

Nardone

Cuando tenemos miedo al miedo se puede desencadenar un ataque de pánico. Lo que genera el ataque de pánico, es el intento de controlar esas manifestaciones fisiológicas que, de manera paradójica, se aceleran cada vez que intentamos rebajarlas.

 

Así el pánico lo provocamos nosotros mismos al intentar no sentir el miedo. El intento de gestionar las emociones, es definitivamente lo que nos acaba generando el problema.

¿Cuáles son los síntomas de las fobias?

El rasgo constante, desde un punto de vista psicofisiológico, de todas las fobias simples es el hecho de que la persona, en determinadas situaciones para ella espantosas, manifiesta una reacción de pánico caracterizada por bloqueo de pensamientos y de la racionalidad. También por reacciones fisiológicas alteradas: taquicardia, respiración agitada y síntomas de desvanecimiento. Todo ello asociado con la irrefrenable exigencia conductual de huir y/o pedir ayuda y protección.

Síntomas físicos: sudoración, temblores, taquicardias, mareo, hormigueo en las extremidades, nudo en la garganta, presión en el pecho al intentar respirar, sentir la cabeza desconectada del cuerpo, etc.

 

Síntomas psicológicos: gran sensación de ansiedad y pérdida de control, miedo a morir o a perder la razón y enloquecer.

 

La ansiedad es una manifestación fisiológica del miedo. Tener miedo es muy sano, es la emoción que nos ayuda a protegernos de las amenazas del entorno. Lo que desencadena el ataque de pánico es el intento de controlar esas manifestaciones fisiológicas que de manera paradójica se aceleran cada vez que intentamos rebajarlas.

 

Así el pánico lo provocamos nosotros mismos al intentar no sentir el miedo. El intento de gestionar las emociones, es definitivamente lo que nos acaba generando el problema.

Cómo superar una fobia

La mejor manera de ayudarte a superar tu miedo patológico o fobia de manera rápida y eficaz, es hacer una intervención a tu medida que pueda:

  • Ayudarte a entender la lógica que hace que el problema persista. Comprendiendo cómo se estructura el problema, podremos intervenir cambiando alguna de las variables que lo están construyendo.
  • Darte pautas de afrontamiento para convertir ese miedo que bloquea en un valor que permite afrontar la situación o a gestionar el cambio;
  • Conducirte a confiar en tus propios recursos personales y te guíe a la recuperación de la completa autonomía e independencia.

Los resultados relativos a la eficacia y eficiencia del tratamiento, demuestran inequívocamente que la terapia Breve Estratégica, obtiene los mejores resultados actualmente disponibles en el universo de las posibles formas de terapia para los trastornos fóbicos obsesivos.

“Todo cuanto puede hacerse con poco, se hace en vano con mucho“ 

Ocamm

Para poder superar las fobias, te doy estrategias diseñadas a tu medida, con el objetivo de que puedas recuperar tu vida en tiempo breve, con pocas sesiones. 

 

Rompemos el círculo vicioso de la demanda de ayuda y la evitación descubriendo el mecanismo que está haciendo tu vida limitante.

¿Cómo trabajamos en Terapia Breve Estratégica para superar una fobia?

 Con la Terapia Breve Estratégica desbloqueamos y solucionamos con éxito los trastornos con base ansiosa en un 95% de los casos tratados.


  • Analizamos el problema para descubrir cómo funciona.
  • Descubrimos conjuntamente las soluciones intentadas, es decir lo que hace la persona con la intención de mejorar que en vez de hacer desaparecer el problema lo empeora.
  • Buscamos excepciones.
  • Proponemos técnicas para afrontar el problema. 
  • Medimos en cada sesión la aproximación al objetivo.

Te ayudo a saber qué son y cómo superar las fobias con TBE

¿Cómo te puedo ayudar?

Algunas veces, por mucho que intentamos tratar de solucionar nuestro problema lo complicamos todavía más, es entonces cuando es conveniente pedir ayuda profesional.

Acerca de mi

Soy Maribel de Maya, y mi vocación es ayudar y acompañar a personas, organizaciones o grupos a generar o recuperar y mantener el bienestar con el modelo de la Terapia Breve Estratégica.


Política de privacidad© Copyright 2022

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a nuestra página. Más información