10 tips para ayudaros a abordar una separación con hijos.

10 tips para ayudaros a abordar una separación con hijos.

Cuando una pareja con hijos se separa, surgen muchas inquietudes y angustias. Una separación o divorcio se convierte en una solución a una relación de pareja que no está funcionando. Una ruptura produce un alto grado de angustia y un impacto emocional tanto en los padres como en los hijos, ya que se trata de afrontar una situación que genera gran frustración debido a la sensación de fracaso que se vincula con el hecho de no haber podido dar respuesta a un proyecto familiar.

Sin embargo, es una situación que en breve da paso a un alivio de las tensiones que han sobrevenido en la decisión, se abre un nuevo tiempo con más tranquilidad, nuevas maneras de relacionarse y nuevos vínculos afectivos.

El hecho de plantearse la manera de comunicarlo a los hijos, hace que la repercusión de la noticia sobre ellos, tenga menor impacto.

A continuación, os propongo diez ideas a tener en cuenta cuando se presenta una situación de separación o ruptura entre los padres.

1.-Hablad.

Una vez hayáis tomado la decisión de manera responsable y hayáis acordado los principios básicos de la separación, es necesario informar a los hijos. Es mejor hablar conjuntamente un día en el que se pueda dialogar con tranquilidad, dando tiempo a los hijos para asumir la idea. Generad espacios para que los niños puedan hacer preguntas, expresar inquietudes… se trata de que puedan elaborar la información acompañados. Utilizad un lenguaje adecuado a la edad, con palabras que ellos puedan entender.

También es adecuado que el resto de miembros de la familia, profesores y otros adultos del círculo de relaciones del niño estén enterados.


2.- Dad seguridad.

Es necesario que los hijos vean a los padres como unidad, aunque ya no seáis pareja. Es muy importante dar el mensaje de que a pesar de los cambios, seguiréis velando por ellos como hijos. Hay que señalar verbalmente y a través de actitudes y conductas que como padres no os han perdido, seguís siendo una familia y que eso no cambiará nunca. En vuestras palabras y en vuestro comportamiento, deben encontrar la solidez y la seguridad que necesitan, mostraros como referentes en todo momento.  

 3.- No critiquéis al otro.

Hablar mal del otro progenitor delante de los hijos hace que los hijos se sientan mal. Evitemos que escuchen de cualquier miembro de la familia comentarios despectivos respecto al otro, ya que esto puede generar sentimientos de traición, malestar, angustia, miedo, culpa, tristeza, enojo… y afectar directamente la relación que se establece, produciendo rechazo.    

 4.- Anticipad las situaciones a los niños.

 Conservar los hábitos y las rutinas que tenían hasta el momento de la ruptura, ayuda a los niños a sentirse seguros y cómodos. El hecho de poder anticipar qué pasará, dónde irán y qué se espera de cada uno, hace que puedan vivir con normalidad una situación que de por sí genera inestabilidad. Es de ayuda mantener, en la medida de lo posible, las actividades y relaciones que tenían antes de que los padres se separaran. Los niños normalmente quieren que los padres estén juntos, ésto hace que tengamos que dar explicaciones en el sentido de que queremos lo mejor para todos, y que ésta es la mejor manera que tenemos de solucionar los problemas que han surgido. Algunos niños asumen la responsabilidad de la ruptura expresando tristeza, enojo o culpa: hay que advertirles que la decisión ha sido tomada para resolver los problemas que había en la dinámica la pareja, y por lo tanto, no es responsabilidad suya.  

 5.- Poned límites.

Velad por que los niños sigan sintiendo que pueden confiar en vosotros, es por eso que hay que cuidar vuestra imagen como padres. La manera en que os ven tiene mucho que ver con la manera que tenéis de relacionarnos con ellos. Comportaos de manera consistente, no accediendo a todos sus deseos pero tomando las decisiones que son mejores para ellos. Tratad de evitar que la culpa que os puede generar una situación de separación interfiera de manera negativa en cómo actuáis frente a los vuestros hijos.

6.- No busquéis apoyo en vuestro hijo.

No toméis los niños como confidentes en un intento de llenar el vacío que nos genera la separación. Debéis gestionar vuestra relación con los hijos recordando el rol que cada uno tiene dentro de la familia. Evitar o renunciar tener nuevas relaciones por los niños, hace que los carguéis con una responsabilidad que no les toca asumir.

Vuestra responsabilidad es también asumir todos los temas legales y económicos sin involucrar a los hijos. En caso de que necesitéis ayuda, podéis consultar un profesional dentro del ámbito legal o de la terapia familiar que os pueda dar una orientación.

 7.- Actuad con normalidad.

Como adultos los padres deben afrontar el dolor que genera una separación, haciendo un trabajo personal que les ayude a pasar el duelo por la pérdida vivida. Mostrar las emociones ante vuestros hijos os hace más humanos, pero no debéis olvidar que os han de identificar como referentes: hay que mostrar consistencia. Expresaros dentro de un margen de normalidad ayudará a empezar a vivir la situación desde otro escenario.

 8.-Cuidad la relación, aunque ya no seáis pareja.

El vínculo que se establece cuando dos personas cuando se convierten padres, es para toda la vida; cuidar la relación para cuidar este bien común es importantísimo. Los niños pueden identificar claramente los sentimientos de rabia y tristeza a través de cómo nos relacionamos con los demás. No es bueno que pidamos a los niños, a amigos o a familiares que se posicionen respecto el uno o el otro.

9.- No corráis demasiado.

¡Calma! Hay que evitar introducir nuevas personas al círculo íntimo de forma precipitada. Las nuevas relaciones se deben introducir con cuidado, evitando que generen un sentimiento de traición en los niños.

10.- Cooperad por el bien común y por el de vuestros hijos.

Tomad las decisiones en consenso, estableciendo acuerdos de manera explícita y detallada. Se trata de mantener la complicidad como padres, esto favorece la confianza de los hijos hacia vosotros, ayuda a construir su identidad, su seguridad y autoestima y en el futuro ayudará a que ellos puedan establecer relaciones más sanas.

Maribel de Maya.

Psicóloga general sanitaria col. núm. 21.754.

Psicoterapeuta Oficial del Centro de Terapia Estratégica.

CONTACTA

Related Posts

No Comments

Leave a Comment

Your email address will not be published.