Obsesiones y compulsiones

Obsesiones y compulsiones

Obsesiones y compulsiones

Trastorno obsesivo compulsivo, TOC, ¿Qué es?

El Trastorno Obsesivo Compulsivo ( TOC ) es uno de los trastornos más graves e invalidantes, afecta a un 5% de la población y se caracteriza por compulsiones o rituales repetitivos y pensamientos obsesivos que bajo una lógica racional que se lleva al extremo, se acaban convirtiendo en absurdos e irracionales. En este post te cuento qué es el trastorno Obsesivo Compulsivo.

Síntomas del trastorno obsesivo compulsivo

El trastorno obsesivo-compulsivo, representa la evolución de una condición saludable a una totalmente disfuncional aparentemente absurda a través de una lógica coherente pero adecuada, pasando de lo funcional a lo patológico.

Por ejemplo, lavarse las manos es una seña de higiene y prevención de enfermedades, pero si una persona se lava las manos hasta llegar a dañarse la piel por la frecuencia, la intensidad que lo hace o por utilizar un jabón o desinfectante no adecuado, puede generar una dificultad más allá del de la infección, provocando un problema de salud mayor que el que está intentando prevenir.

Los síntomas que genera son ansiedad, angustia, miedo a perder el control, etc. estos síntomas interfieren invalidando a la persona en su vida, dado que bloquean las acciones sanas y generan mucho sufrimiento.

Significado de obsesión

Razonar es la capacidad cognitiva que diferencia el ser humano del resto de especies. Intentar aplicar esta racionalidad ordinaria a fenómenos poco racionales y buscar respuestas correctas a dilemas irresolubles produce siempre ansiedad, sensación de fracaso y en algunas ocasiones sufrimiento. Las obsesiones se generan en la ilusión de controlar la vida a través del pensamiento.

Cuando pensar demasiado hace sufrir, el intento de control a través del pensamiento responde a una necesidad de estar completamente seguro de que se tiene la respuesta correcta o de que se va a elegir la opción idónea, sin dar espacio ni opción al equívoco , pero la mayoría de las cosas que pensamos acaban por no suceder. En la vida hay pocas cosas que nos puedan dar seguridad, vivir la vida significa asumir riesgos y no estar dispuesto a ello puede generar mucha ansiedad.

Compulsiones, ¿Qué son?

Las compulsiones son acciones o pensamientos que responden al deseo o impulso irrefrenable y vehemente de realizar una acción determinada.

Comprobar varias veces si la llave del agua está bien cerrada, limpiar la casa repetidamente por miedo a contaminarse, no tirar nada por miedo a que suceda alguna desgracia, ordenar de manera rígida objetos como precaución para no tener mala suerte, o pensar secuencias de números hasta la exasperación, etc. pueden ser algunas de las compulsiones o rituales que estructuran el trastorno.

Las compulsiones o rituales suelen ser muy creativos y peculiares, responden a una lógica muy personal y se estructuran en base a varias características: 

  • son irrefrenables
  • son inevitables
  • estan ritualizadas
  • son esclavizantes.

¿Cuáles son las obsesiones más comunes?

Los pensamientos obsesivos generan mucha ansiedad o angustia ya que se perciben como amenazantes o peligrosos y se viven con mucha culpa y vergüenza.

Podríamos describir dos grandes grupos en los que se manifiestan las obsesiones:

1.- La duda obsesiva: 

Cuando intentamos encontrar la opción más adecuada a un dilema irresoluble, nos encontramos con la duda obsesiva, ya que tomar una decisión con la razón no siempre es posible: ¿será que quiero a mi pareja lo suficiente?, ¿y si no es el trabajo adecuado?, ¿y si he atropellado a alguien en el camino de vuelta a casa y no me he dado cuenta?, ¿podría ser homosexual?, ¿Se habrá equivocado el médico en el diagnóstico?, ¿Y si tengo un accidente?… 

Este tipo de dudas son muy frecuentes cuando hay un intento de tener la seguridad al tomar una decisión. Cuanto más intentamos buscar la mejor opción, menos seguridad sentimos, ya que no podemos dar una respuesta adecuada a una pregunta que está mal formulada.

Intentar responder a estas preguntas se convierte en una trampa, ya que solo incrementa la incertidumbre haciendo aumentar la rumiación y por lo tanto aumentan la angustia exponencialmente.

2.-La fobia de impulsión:

 A veces nos obsesionan a la par que nos asustan los pensamientos referentes a hacernos daño a nosotros mismos o a los demás, la mayoría de pensamientos se refieren a las personas que tenemos cerca y a las que más queremos.

 Los que han sufrido o sufren estos pensamientos obsesivos viven una tortura porque piensan que estan enloqueciendo por pensar que podrían llegar a dañarse a si mismos, a dañar a su pareja o a sus propios hijos.

 Estos pensamientos obsesivos se viven con mucha culpa y vergüenza: pensar que podría ser capaz de tirarme por el balcón, clavarme un cuchillo, tirar el secador a la ducha mientras mi pareja se está bañando o pensar que podría dañar a alguno de mis hijos.

El intento de controlar la vida con el pensamiento es lo que acaba construyendo la mayoría de obsesiones, porque la vida no está hecha para ser pensada, sino para ser vivida, así que cuanto más intentamos controlar con el pensamiento más sentimos que perdemos el control sobre la vida.

¿Cómo se forma un TOC?

La formación de la patología responde a cinco maneras de construir esta prisión:

1.- Una duda desencadena la necesidad de buscar una respuesta tranquilizadora. Por ejemplo, el miedo a infectarse puede activar la necesidad de buscar respuestas tranquilizadoras para prevenir la enfermedad o de generar rituales de desinfección para poder poner remedio a lo que ya ha sucedido.

2.-Una creencia o una supersticion genera un ritual. Si se comete una acción o se tiene un pensamiento que me genera culpa, para conseguir el perdón se pone en marcha un ritual d’expiación de la culpa o una acción punitiva para expiar la culpa: lavarse con agua fría cuando siento un impulso erótico para bloquearlo o hacer un ritual matutino para que todo salga bien durante el dia, por ejemplo.

3.-Intento de encontrar el razonamiento perfecto. No dejar ningun detalle al azar, por ejemplo tener todas las opciones bajo control antes de tomar una decisión. Si este es tu guión te cuento más en este post: miedo a decidir.

4.-Un acto preventivo se rigidiza. Actos de sana prevención llevados al extremo: cuando sobreprotegemos a los hijos transformando el acto beneficioso en una burbuja de cristal protectora que impide que el hijo crezca.

5.- Una experiencia traumática pone en marcha un ritual reparador propiciatorio o preventivo que intenta ilusoriamente subsanar el trauma. Es una situación frecuente en personas víctimas de abusos: después del hecho traumático y una vez en casa, la persona se lava de manera exagerada con la intención de borrar lo sucedido.

Tipos de TOC

Podemos distinguir dos tipos de TOC atendiendo a la sensación de base que está articulando los rituales. Toc basado en el miedo y TOC basado en el placer. A continuación os explico como se estructuran y os doy algunos ejemplos de cada uno de ellos.

1.- Compulsiones basadas en el miedo

Cuando sentimos miedo, en general hay 3 cosas que hacemos para intentar solucionarlo: 

  • Intentar controlar: Por ejemplo, cuando alguien siente miedo a enfermar de coronavirus, el intento de control que construiría el problema de compulsión basada en el miedo tendría este tipo de soluciones intentadas:
    1. Me lavo las manos contínuamente,
    2. Llevo doble mascarilla,
    3. No me acerco a las personas, no entro a espacios cerrados en dónde me pueda poner en peligro,
    4. Me cambio y lavo la ropa cuando llego a casa, me ducho con jabón especial y agua muy caliente, cada vez que llego de la calle,
    5. Me hago un test de antígenos cada vez que creo haber estado expuesto al virus,
    6. Leo todo lo que tiene que ver con el virus en internet,
    7. Consulto a mi médico cada vez que siento miedo, etc…
  • La ayuda: Solicitar ayuda también puede construir el problema, por ejemplo, si me da miedo conducir y pido a alguien que me acompañe. En un primer momento si encuentro a alguien que me acompaña, me da seguridad y siento alivio, pero después podría sentir que no soy capaz de conducir por mi mismo. Utilizar amuletos, llevar agua dentro del bolso o la medicación por si acaso, también son “muletas” o ayudas que construyen el problema.
  • La evitación: Postergar o evitar lo que nos asusta también construye el problema, ya que el miedo evitado aumenta la sensación de incapacidad y de peligro. No ir a un exámen médico por miedo al diagnóstico, o repetir varias veces la misma prueba por no fiarnos del resultado, pedir segundas opiniones, serían ejemplos de evitaciones que construyen compulsiones basadas en el miedo.

Cuando el miedo se articula por una imagen perturbadora, podemos reaccionar a través de una compulsión que al principio genera tranquilidad y alivio, pero que a la larga, esos rituales solo complican las cosas ya que lejos de protegernos, pueden hacer que nuestra vida sea de lo más disfuncional. Imagina estar durante horas repitiendo la misma acción para asegurarte que has cerrado bien la puerta o filmar o fotografiar para asegurarte que has apagado bien la plancha.

El miedo nos invalida cuando bloquea nuestras acciones, salir de la prisión de las obsesiones pasa por enfrentar esas situaciones con acciones concretas corriendo pequeños riesgos que hacen que recuperemos la sensación de capacidad ante la vida.

Ejemplos de TOC basado en el miedo

Algunas obsesiones basadas en el miedo, generan compulsiones y rituales que se ponen en marcha con el objetivo de generar tranquilidad. Aquí algunos ejemplos de obsesiones y compulsiones basadas en el miedo:

  • El miedo a perder el control, enloquecer y hacerme daño a mi mismo o a los demás, es un pensamiento que se puede volver obsesivo si intentamos compulsivamente ejercer control sobre él.
  • Cuando existe un miedo a decidir o una incapacidad de tolerar la incertidumbre, podemos caer en la compulsión del pensamiento mágico buscando señales que nos ayuden a tomar una decisión.
  • Si hay miedo al contagio o a la suciedad, ritualizar el lavado puede construir un problema de salud todavía más grave.
  • El miedo a sentir vergüenza o culpa puede hacer que sintamos la compulsión de rezar correctamente varias veces al día o hacer algún ritual que nos ayude a expiar la culpa pero tener que hacerlo de una manera concreta o tantas veces que nos ocupe todo el día y que nos impida hacer una vida normal.
  • El miedo a que me pase algo malo a mi o a mis seres queridos puede desencadenar rituales o compulsiones del tipo: si me pongo determinado jersey se morirá mi madre, si no pongo las flores en el centro de la mesa me dejará mi marido, si no empiezo a caminar con el pié derecho me despedirán del trabajo. 
  • Cuando hay un miedo a morir, a enfermar o a sufrir por una enfermedad se dispara la cibercondría, las visitas al médico, la exposición a pruebas diagnósticas, etc. 

2.- Compulsiones basadas en el placer

A diferencia de las compulsiones basadas en e miedo, en las que la realidad se vive como temible o peligrosa, cuando hablamos de compulsiones basadas en el placer, no tenemos de base una fobia sino la búsqueda de placer o de sedación del dolor. Y es justamente porque el síntoma se basa en un placer, que eliminarlo resulta particularmente costoso.

Ejemplos de compulsiones basadas en el placer:

  • La compra compulsiva
  • Los juego de azar
  • Las autolesiones
  • El vomiting
  • Las apuestas
  • La dermatilomanía o la necesidad irrefrenable de tocar, rascar, frotar, apretar, pellizcar, morder o excavar la piel hasta dañarla
  • La tricotilomanía o arrancarse el pelo
  • La ocinofagia o morderse las uñas
  • Los atracones con o sin vómito
  • etc.

Estos rituales tienen dos funciones:

  • Función placentera: por ejemplo morderse las uñas o arrancarse el pelo.
  • Función sedativa: como en el caso de las autolesiones, que suelen servir para anestesiarse de un dolor profundo e intolerable.

Los rituales que se basan en el placer son más difíciles de extinguir, ya que como decía Nietzsche Entre el sentido de culpabilidad y el placer, siempre gana el placer.

Debemos saber que no se puede vivir sin placer y que prohibirlo es una manera de generar más deseo, por lo tanto de abonar el problema, así pues poner un candado en la cocina para evitar los atracones o tapar los espejos para evitar la compulsión de tocar el acné, solo producen el efecto contrario.

“La mejor manera de librarse de una tentación es caer en ella”

Oscar Wilde

Para poder superar el TOC basado en el placer hay que poner en marcha estratégias que ayuden a pautar el ritual placentero llevando a la persona a poder renunciar a él. ya que el veneno está en la dosis.

si te lo concedes podrás renunciar, si no te lo concedes se convertirá en irrenunciable

Trastorno obsesivo

Puede aparecer en forma de duda, de ritual, incapacitando la acción o poniendo en marcha actos preventivos llevados al extremo que lejos de ayudar, construyen una prisión que invalida la vida de la persona.

Tipos de rituales:

1.-Preventivos: Acciones para prevenir un miedo, como por ejemplo lavarse antes de entrar a casa para evitar contagiarme de un virus.

2.-Reparatorios. Comprobar compulsivamente si he cerrado bien los grifos del baño.

3.-Propiciatorios. Acciones para la buena suerte, rezar, usar amuletos, etc…

TOC Tratamiento

Des de la Terapia Breve Estratégica utilizamos técnicas eficientes y eficaces que consiguen tratar el TOC en sus variantes en tiempo breve. Estas son las técnicas que utilizamos:

  • Contraritual: Repetición planificada de ritual compusivo. Puedes hacer o no hacer, pero si haces uno haces cinco.
  • Introducción de violaciones: Hacer el ritual introduciendo un pequeño cambio.
  • Retrasar la compulsión: Ampliando el intervalo de tiempo para poder controlar el impulso.
  • Ritualizar la compulsión: prefijar espacios y tiempos en la realización del ritual.
  • Pequeño desorden que hace mantener el orden: romper la rigidez del control hasta desestructurar completamente la necesidad irrefenable.

Tratamiento para el TOC

Caso ejemplo de TOC

RITUALES SIN TREGUA

Un muchacho de 17 años se presenta a consulta con su madre (…)

El paciente se siente impulsado a realizar una complidada secuencia de rituales de cálculo y ordenación de los pensamientos, las palabras y de los objetos que percibe. El trastono había empezado un año antes con la repetición de secuencias numéricas como ritual ropiciatorio antes de los exámenes.

Se convierte en una serie de bucles mentales que impiden al muchacho iniciar cualquier actividad.

Protocolo de tratamiento de un caso de TOC desde la Terapia Breve Estratégica

Se propone al chico que lleve a cabo un experimento terapéutico: comprobar si es capaz una vez al dia de retrasar quince minutos la realización del cálculo mental.: «Una vez al dia cuando sientas el impulso de realizar tu compulsióna calcular y ordenar, decides retrasarla quice minutos, luego puedes realizar el ritual como de costumbre». El joven me mira y me dice: «¿Eso es todo?. Estoy seguro que lograré hacerlo, puedo retrasar el ritual sabiendo que después de quince minutos podré realizarlo«.

Después de quice dias, el muchacho cuenta que ha sido capaz de retrasar el ritual quince minutos. La doctora le pide que compruebe si es capaz ahora de retrasar el ritual durante media hora.

En la visita siguiente el muchacho afirma que ha sido capaz de retrasar la compulsion durante media hora. En la siguiente visita se emplaza al chico a retrasar la compulsión una hora. Curiosamente el chico se da cuenta que al cumplir el compromiso de retrasar el ritual una vez al dia durante una hora ya no es tant indispensable realizar el ritual.

Conclusiones del tratamiento de un caso de TOC

El aplazamiento del sintoma, no solo hace que la persona sienta que puede controlarlo sino que también puede prescindir de él. De hecho, en este caso, ampliando el tiempo de aplazamiento progresivamente, el joven ha descubierto que puede evitar completament los ritos propiciatorios.

(Extraído de aquí)

Tratamiento del TOC desde la Terapia Breve Estratégica.

La Terapia Breve Estratégica tiene un 71% de éxito en el tratamiento del Trastorno Obsesivo Compulsivo. El objetivo de la terapia es ayudar a la persona a retomar su vida haciendo que la lógica subyacente al trastorno se colapse, liberando la mente y reconduciendo el absurdo hacia la racionalidad.

Maribel de Maya.

Psicóloga General Sanitaria col. núm. 21.754.

Psicoterapeuta Oficial del Centro de Terapia Estratégica.

Related Posts

No Comments

Leave a Comment

Your email address will not be published.