¿Cómo se puede desarrollar un un trastorno psicológico?

¿Cómo se puede desarrollar un un trastorno psicológico?

¿Para qué sirven los diagnósticos psicológicos?


La moda de los diagnósticos psicológicos

En ocasiones llegan a nuestra consulta pacientes con diagnósticos psicológicos diversos que ellos mismos nos cuentan: “-Yo soy bipolar”. O bien “-Me han dicho que tengo un trastorno de ansiedad generalizado, que es causa de un problema neurológico y mi psiquiatra me está medicando desde hace años”. También oímos:“-Me aterroriza tener una depresión, he visto en internet y creo que  tengo agorafobia”.  Sin ir demasiado lejos, la semana pasada una universitaria nos hacía una demanda de diagnóstico de THDA con el objetivo de conseguir medicación para rendir más en los exámenes.

Tener depresión, THDA, trastorno opositor, ser bipolar, sufrir ansiedad generalizada o ataques de pánico con o sin agorafobia, tener un “trauma” o el trastorno que esté de moda, se convierte más en una etiqueta que condiciona a la persona por el resto de su vida que en un problema que se puede superar.

Del diagnóstico a la construcción del trastorno

En el terreno psicológico, cualquier tipo de diagnóstico, aunque esté bien formulado, no garantiza la curación. Es más, en la mayoría de casos suele pasar lo contrario, ya que si la etiqueta diagnóstica no va acompañada de una solución eficaz al problema, la persona empieza a actuar como se supone que debería comportarse alguien que sufre de ese trastorno y a modo de profecía autocumplida (Tauber 1997) se desarrolla el trastorno mental.

Este efecto, ampliamente estudiado (Rosenthal, 1994) y conocido como Efecto Pigmalión, lo encontramos cuando la expectativa patógena genera una realidad patológica, debido a que la persona ha construido en su mente aquello que supuestamente debería padecer en referencia a la etiqueta diagnóstica que le han o se ha atribuido.


“Si  nos preocupamos demasiado por  lo que puede ocurrir más tarde, ya está ocurriendo

-Nardone 2007

— MM


Cuando el intento de solución forma parte del problema

Cuando el diagnóstico lo pone un profesional de la salud ofreciendo como única posibilidad de curación un psicofármaco, sentencia a la persona a utilizar la medicación como una muleta que la protege  ante el miedo, en el caso de sufrir ansiedad o pánico, pero que no soluciona el problema y a su  vez, la incapacita para gestionar su vida de manera autónoma porque hace que se sienta cada vez menos competente, ya que tomarse la pastilla le confirma la incapacidad de gestión de la ansiedad. Es así como en algunas ocasiones se generan los trastornos psicológicos, lo que intentamos hacer para solucionar el problema termina construyéndolo.

La intervención psicoterapéutica como solución

Actualmente la neurociencia demuestra que trastornos psicológicos como la depresión, la ansiedad, el pánico o el TOC no se curan con psicofármacos, que lo único que consiguen es rebajar la sintomatología, sino con intervención psicoterapéutica. En ocasiones el tratamiento psicológico soluciona el problema en pocas sesiones pero hace falta intervenir durante más tiempo para poder retirar el fármaco de manera  segura.

La intervención psicoterapéutica debe desmontar la creencia utilizando  herramientas específicas a medida de la persona que ayudan a solucionar el problema y que devuelven a la persona la capacidad de gestionar su propia vida sin necesidad de tomar un psicofármaco. Hay que provocar que la persona consiga romper el círculo vicioso que ha generado el etiquetage.

Entonces… ¿Para qué sirven los diagnósticos psicológicos?

El diagnóstico debería servir para algo más que para generar un caso o  enfocar el tratamiento de los problemas humanos teniendo en cuenta únicamente el componente orgánico, que simplifica y deshumaniza a la persona que lo sufre y lejos de construir la solución, acaba generando y manteniendo el problema. Los psicoterapeutas estratégicos huimos de las etiquetas diagnósticas e intentamos entender cómo se forma el problema para poder intervenir en su funcionamiento y proporcionar una solución de manera eficaz y eficiente.


Maribel de Maya.

Psicóloga general sanitaria col. núm. 21.754.

Psicoterapeuta Oficial del Centro de Terapia Estratégica

CONTACTA

Related Posts

No Comments

Leave a Comment

Your email address will not be published.