Claustrofobia

Claustrofobia

Claustrofobia: miedo a quedar atrapado y no poder escapar.

La claustrofobia es el miedo a estar en situaciones dónde no se puede salir y escapar fácilmente si uno sufre un ataque de pánico. El temor principal es el de no tener control sobre uno mismo o perderlo y no poder salir del lugar de manera voluntaria.

Las personas que sufren claustrofobia evitan a toda costa;

  • conducir por la autopísta
  • usar un ascensor
  • ir al cine
  • un concierto
  • pasar por un túnel
  • ir a grandes centros comerciales
  • pedir cita en la peluquería
  • coger el transporte público.

Tener un ataque de pánico en estas situaciones en dónde no podemos salir cuando queremos hace aumentar el miedo a perder el control del propio cuerpo y por lo tanto de hacer el ridículo ante tantas personas que puedan estar observando.

En el siguiente enlace puedes encontrar el artículo para saber más sobre cómo superar los ataques de pánico.

Síntomas de la claustrofobia

Ante un peligro percibido, nuestro cuerpo debe reaccionar con rapidez y para que eso suceda necesitaremos que haya más aporte de oxigeno y por lo tanto aporte de sangre a los músculos, por lo tanto, el corazón se activará y los pulmones también.

1. Ejemplos de síntomas físicos de la claustrofobia:

Pueden ser: sudoración, temblores, taquicardias, mareo, hormigueo en las extremidades, nudo en la garganta, presión en el pecho al intentar respirar, sentir la cabeza desconectada del cuerpo.

2. Ejemplos de síntomas psicológicos de la claustrofobia:

Son gran sensación de ansiedad y pérdida de control, miedo a morir o a perder la razón y enloquecer.

La ansiedad es una manifestación fisiológica del miedo. Tener miedo es muy sano, es la emoción que nos ayuda a protegernos de las amenazas del entorno.

Lo que desencadena el ataque de pánico, del que luego hablaremos, es el intento de controlar esas manifestaciones fisiológicas que de manera paradójica se aceleran cada vez que intentamos rebajarlas.

Así el pánico lo provocamos nosotros mismos al intentar no sentir el miedo. El intento de gestionar las emociones, es definitivamente lo que nos acaba generando el problema.

Tipos de claustrofobia

Podemos hacer una diferenciación de tres tipos de claustrofobia atendiendo a la percepción de la persona que la sufre, si tiene más miedo desus propias reacciones fisiològicas, a la sensación de imposibilidad de salida voluntaria o bien teme a no quedar bien con el resto si estalla el ataque de pánico,

Tipo 1: claustrofobia con ataque de pánico

La persona teme perder el control del cuerpo y la principal preocupación es la de sufrir un ataque de pánico. El miedo está en relación con uno mismo.

Tipo 2: claustrofobia con miedo a no poder escapar

La persona siente pavor ante la posibilidad de encontrarse ante una situación de la que no puede escapar facilmente. La fobia se expresa en relación con los demás o con el espacio o la situación.

Tipo 3: claustrofobia en la percepción con las personas

La fobia se expresa en la verguenza que se puede sentir a que los demás puedan ver que tengo necesidad de marcharme por miedo a tener un ataque de pánico.

Causas de la claustrofobia

Filogenéticamente podriamos situar el origen del miedo a no poder escapar en animales. Cuando sentimos un miedo inteso, es nuestro paleoencefalo a traves dela amígdala que se pone en funcionamiento, generando una respuesta fisiológica de huida o ataque que en la naturaleza podria salvar la vida de una gacela que huele a un león en la sabana.

Esta respuesta es automática, forma parte de la respuesta del sistema nervioso autònomo y por lo tanto no tenemos un control racional sobre la mente consciente.

El problema es cuando no hay león y el miedo se vuelve pánico, generando una terrible escalada del temor a la ansiedad descontrolada y llegando a provocar un verdadero ataque de pánico.

Lo que genera y mantiene el problema es una vez más lo que intentamos hacer para solucionando, haciendo empeorar las sensaciones y las percepciones. Evitar la situación temida, solicitar ayuda para hacer lo que ya uno es capaz de hacer por si solo o intentar controlor la sensaciones y reacciones fisiológicas son lo que acaban contruyendola prisión de la claustrofobia.

Claustrofobia y agorafobia

Mientras la claustrofobia es el temor a los espacios cerrados de los que no se puede salir inmediatamente en el caso de que sobrevenga el ataque de pánico, la agorafobia es el miedo a alejarse de espacios o personas con las que nos sentimos a salvo. Se trata de un miedo a poder ponernos en peligro y que nadie nos pueda asistir o ayudar.

La persona que lo sufre vive en constante estado de alarma, preocupada por el miedo de sentir miedo, pudiendo generar un ataque de pánico en cualquier momento.

Lo que caracteriza la claustrofobia no es tanto el estar en espacios cerrados, sinó el miedo a no tener un camino fácil de salida lo que desencadena el miedo al pánico.

Cada vez que la persona se encuentra en estas situaciones. A menudo la fobia se refiere a quedar mal a los ojos delos demás, y la persona evita a toda costa reuniones profesionales, comidas o cenas en restaurantes, etc…

En ocasiones podemos encontrar la relación claustrofobia-agorafobia personas que temen usar la autopista, los túneles, etc… Sin embargo, la claustrofobia se puede manifestar desligada de la agorafobia. Muchas veces puede expresarse como forma individual y específica de trastorno de pánico, entonces se reduce a manifestarse en situaciones específicas.

La claustrofobia puede manifestarse entonces como una fobia simple si se reduce a una sola situación: incapacidad para subirse a un ascensor, o bien puede evolucionar hasta articularse en una complicada fobia generalizada, y cuando el miedo patológico está asociado a otras fobias, puede llegar a ser realmente limitante para la vida de quien lo padece.

Entonces la claustrofobia es una fobia generalizada y estalla incluso en circunstancias aparentemente no justificadas, haciendo que ña persona se incapaz de ir a un centro comercial o hacer cola ante una ventanilla.

Las personas que sufren claustrofobia, como las que padecen agorafobia, evitan a toda costa las situaciones percibidas como peligrosas y en su forma más exasperada no consiguen afrontarlas ni siquiera con la presencia tranquilizadora de otras personas.

Tratamiento para la claustrofobia

1.-Poder tener estrategias de afrontamiento de las crisi de pánico.

Cuando tenemos miedo al miedo se puede desencadenar un ataque de pánico. Lo que genera el ataque de pánico, es el intento de controlar esas manifestaciones fisiológicas que de manera paradójica se aceleran cada vez que intentamos rebajarlas.

Así el pánico lo provocamos nosotros mismos al intentar no sentir el miedo. El intento de gestionar las emociones, es definitivamente lo que nos acaba generando el problema.

2.-Superar la fobia a alejarse: mapa de límites

Una vez sientes el miedo a alejarte de la persona o el lugar en dónde te encuentras a salvo, tiendes a protegerte quedándote junto a lo que te produce seguridad.

Buscar estar fuera de peligro, como puedes suponer, lejos de ayudar solo hace que tengas cada vez más miedo y menos sensación de capacidad.

3.-Salir de la dependencia de pedir ayuda

Solicitar ayuda, socializar el problema hablando constantemente de el mismo y evitar las situaciiones que nos provocan el malestar tan solo generan ese circulo vicioso de dónde es imposible salir.

Pedir ayuda, socializar el problema, vuelven a ser las soluciones que se tratan de aplicar para vencer el miedo, pero que nos dejan cada vez más lejos de poder enfrentar nuestros fantasmas para poder convertir ese pavor en coraje.

¿Cuándo es necesario pedir ayuda para la claustrofobia?

Tratar la claustrofobia esposible en tiempo breve. Debemos solicitar ayuda cuando sentimos que el miedo no nos permite afrontar nustra vida de manera funcional.

La Terapia Breve Estratégica dispone de las técnicas específicas que adaptadas a ti producen resultados en tiempo breve generando cambios que perduran.

Si te sientes identificado con estos síntomas te puedo ayudar a salir del bloqueo a través de tus propios recursos, aplicando técnicas específicas que adaptadas a ti con las que conseguirás gestionar y salir de la claustrofobia.

Maribel de Maya.

Psicóloga General Sanitaria col. núm. 21.754.

Psicoterapeuta Oficial del Centro de Terapia Estratégica.

Related Posts

No Comments

Leave a Comment

Your email address will not be published.